La casa de Bonmati

El cuerpo se destruye, pero las almas se quedan en los lugares donde hay muerte. Y te enloquecen. La familia compuesta por Pedro, Antonia y sus hijos Juan y Pili, estaba a punto de ser la nueva inquilina de la Masía de Bonmati.

El señor Valentí, junto a su hermana Ángels, los únicos que quedan en vida, les proponen a los nuevos inquilinos un buen trato: si mantienen en orden la casa y los bosques que la rodean, podrán vivir en ella sin pagar alquiler alguno. La casa de Bonmati tiene una historia de más de cien años que, poco a poco, irá desgranando Valentí, como pétalos al aire. Pero no les cuenta toda la verdad.

Desde el principio, Pili es la que ve rostros y siluetas en todas partes, pero nadie la cree. Pili es la niña de los ojos de Pedro y Juan es el hijo perfecto de Antonia, un matrimonio que empieza a romperse. Pero las cosas no tardan en cambiar. Los ruidos y las apariciones se suceden casi a diario y ahora Juan también los ve y suceden cosas extrañas.

Después de visitar la habitación seis, Juan queda marcado al ver aquella extraña mujer que le dice que si la besa estará fuera de peligro. Poco a poco, las voces susurran en el interior de la mente de Pedro y la locura aparece en su mirada, hasta que la tormenta se desata hacia un trágico final.

Más lecturas recomendadas  Exceso de equipaje de Karen Ma